La fortificación de la harina de trigo se relaciona con una disminución en la anemia de niñas y niños en Colombia

02 June 2020

Available in English

8232802022_f03b601083_o.jpg

Foto: Boris Heger/EC/ECHO

 

Un estudio recientemente publicado en Perspectivas en Nutrición Humana encontró que las niñas y los niños colombianos en edad preescolar que comían alimentos que contenían harina de trigo fortificada, como pan y pasta, tenían menos probabilidades de tener anemia que aquellos que comían pocos alimentos fortificados con harina de trigo.

Durante décadas, muchos países han recomendado o requerido que la industria alimentaria produzca alimentos fortificados destinados a agregar una pequeña cantidad de vitaminas y minerales—micronutrientes—en alimentos básicos que casi todos pueden permitirse: por ejemplo, harina de trigo con hierro y ácido fólico agregados. El alimento se fortifica para prevenir deficiencias de micronutrientes que pueden limitar el rendimiento académico del escolar, reducir la productividad del adulto y causar defectos de nacimiento incapacitantes o fatales.

El estudio analizó los datos recopilados en la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional (ENSIN) de 2005 para evaluar el impacto del consumo de alimentos fortificados en la salud de los colombianos, el primer estudio de este tipo desde que Colombia estableció normas para el enriquecimiento obligatorio de harina de trigo en 1996. En ese momento, Colombia también requería que los molineros fortificaran la harina de trigo y los productores de alimentos usaran harina de trigo fortificada en los alimentos procesados. Estos estándares tenían como objetivo garantizar que las personas recibieran el hierro, el ácido fólico, el calcio (opcional), la riboflavina, la tiamina y la niacina que necesitan para llevar una vida saludable y productiva y prevenir afecciones como la anemia.

La anemia, un padecimiento que causa fatiga, y debilita el sistema inmunitario debilitado entre otros síntomas, resulta de una baja cantidad de hemoglobina en la sangre, aunque no necesariamente una falta de hierro. Como resultado, los investigadores también observaron el nivel de hierro en la sangre de los participantes de la encuesta. Una baja cantidad de hierro en la sangre indica deficiencia de hierro, que conduce a niveles anormalmente bajos de glóbulos rojos.

De las 11.710 mujeres e infantes incluidos en los análisis, aquellos de 2 a 4 años que consumieron la mayor cantidad de alimentos que contienen harina de trigo tuvieron los niveles más bajos de anemia. Comer alimentos como pan y pasta que pueden contener harina de trigo fortificada se relacionó con bajos niveles de anemia entre los niños de 5 a 12 años, aunque en menor medida. El estudio no encontró un vínculo significativo entre el consumo de alimentos enriquecidos con harina de trigo y la anemia o el estado de hierro para las mujeres de 13 a 49 años.

11457909294_6a4e103254_o.jpg
Foto: Jonas Schleske

 

De hecho, para todos los grupos de edad no hubo asociación entre comer alimentos fortificados con harina de trigo y el estado del hierro. Los investigadores sospechan que uno de los tres tipos de hierro utilizados en Colombia para fortificar la harina de trigo, un compuesto llamado hierro reducido, puede ser la razón. En 2009, la Organización Mundial de la Salud lanzó nuevos pautas para la fortificación de harina de trigo con hierro. El hierro reducido no se incluyó porque investigadores encontraron que es una forma de hierro que el cuerpo humano no absorbe bien.

Cuando se realizó la encuesta nacional de nutrición de 2005, los estándares colombianos de 1996 no habían sido revisados y aún permitían a los molineros usar hierro reducido. Dado que el hierro reducido es una de las formas menos costosas de hierro, es probable que la mayoría de los molineros del país lo estuvieran utilizando. El estándar colombiano para el enriquecimiento de la harina de trigo se modificó en 2005 y requiere que los molineros usen compuestos de hierro que sean bien absorbidos por el cuerpo humano. Los análisis de la última encuesta nacional de nutrición, realizada en 2015, pueden evaluar si ha habido mejoras en el estado del hierro en la población colombiana debido al cambio en el compuesto de hierro. Los datos de la encuesta nacional de nutrición de 2015 aún no están disponibles públicamente.

Los investigadores del estudio, expertos de instituciones líderes en investigación nutricional, incluidas la Universidad de Emory, la Universidad de Cornell, la Universidad Nacional de Colombia y la Iniciativa para la Fortificación de Alimentos, elogien los esfuerzos de fortificación de Colombia y ven los análisis del impacto de la fortificación como un paso clave en crear un futuro más saludable. "Análisis como estos se pueden utilizar para revisar el programa de fortificación y determinar qué mejoras, si hay alguna, se pueden hacer para garantizar que se observe el beneficio máximo para la salud", señaló Amy Fothergill, estudiante graduado en la Universidad de Cornell y oautor del estudio.

Helena Pachón, coautora, científica de la Iniciativa de Fortificación de Alimentos y profesorado actual de la Universidad de Emory, agregó: “La fortificación es una de las pocas intervenciones de salud que implementa el sector privado. Aplaudimos a los productores de harina de trigo en Colombia por contribuir a mejorar la salud en el país”.

Para ver las normas nacionales e información sobre fortificación de Colombia y otros países, visite al Intercambio Global de Datos de Fortificación.